¡Mayo, mes de María!

¡Mayo, mes de María!
Tengo en casa a mi mamá, 
pero mis mamás son dos: 
en el Cielo está la Virgen, 
que es también mamá de Dios. 
 

Una de nuestras celebraciones más entrañables es la ofrenda floral a la Virgen. Todos nuestros niños y niñas, nuestro "jardín", entregan una pequeña flor a María. 

Sacamos en procesión a nuestra pequeña imagen  y la adornamos con las flores que nos ofrece la primavera.